Algunas consideraciones sobre la notificación fehaciente

por | 14 Feb, 2018 | Perspectiva Columnistas

El Código Civil y Comercial recientemente que ha entrado en vigencia ha incorporado algunas reformas en la propiedad horizontal. Entre ellas ha impuesto al administrador la obligación de comunicar a los propietarios “en forma fehaciente”.

Debido a la confusión que recepto, tanto de algunos propietarios como de administradores del alcance de la forma de notificar, es que trataré de analizar cómo se interpreta la misma.

Su definición: es la notificación de la que se dispone un justificante de que ha sido recibida, indicándose la fecha de recepción. Las formas de notificación fehaciente han evolucionado ejemplos de estos son los telegramas con acuse de recibo, el fax y la carta documento.

Sus requisitos son simples: si alguien quiere comunicar algo a otro, sea por una obligación impuesta por la ley o por un acto unilateral volitivo, debe estar seguro que el otro recibió el mensaje para que pueda considerarse “fehaciente”.

Nuestro sistema jurídico se encuentra caracterizado por el que “afirma prueba”, y si alguien afirma que lo notificó y el otro lo niega, tendrá que demostrar que fidedignamente lo ha efectuado.

La tecnología ha avanzado abarcando otros medios de comunicación en diversos soportes entre los que podemos encontrar los mails, whatsapp, messenger, etc.

Esto nos aleja de la creencia que solo una carta documento tiene esa eficacia. Durante muchos años, antes de la aparición de los medios virtuales, esta fue muy útil para comunicar fehacientemente ya que no se requería la presencia de un escribano público en el acto de imposición ni en el de la entrega.

Respecto al valor probatorio de los instrumentos particulares, que no se encuentran firmado por las partes, en los que se incluyen todas las notificaciones detalladas, exceptuándose la carta documento, el art 319 de CC y Com fija las pautas de interpretación de los documentos particulares.

Entre ellos, el juez apreciará:

  • Congruencia entre lo sucedido y narrado
  • Claridad y precisión en el texto
  • Usos y costumbres y prácticas del tráfico
  • Relaciones precedentes
  • Confiabilidad de los soportes utilizados
  • Procedimientos técnicos que se apliquen
  • ¿Qué comunicar y dónde?

El nuevo C.C y Com ha impuesto al administrador, dentro de su obligaciones, comunicar a los propietarios lo siguiente, entendiéndose en forma fehaciente:

Convocatoria a asambleas ( art 2059 y 2067 inc a)

Notificación a los propietarios dentro de las 48 horas de reclamos administrativos o judiciales que afecten al consorcio (art. 2067 inc k)

Las proposiciones que se efectúen en una asamblea deben comunicarse fehacientemente a los ausentes (art. 2060 segunda parte) .

Toda aquellas cuestiones establecidas en el reglamento de propiedad horizontal que así lo establecen, entre ellas repartir lo decidido en las asambleas a todos los propietarios.-

Domicilio de notificación: Conforme lo establecido en el art. 2046 in fine, si el propietario no opta por constituir otro, es el de la unidad funcional, el propietario también debe notificar fehacientemente.-

A la hora de tener que notificar en forma fehaciente, el administrador deberá extremar los cuidados en la elección del modo de notificar y el soporte utilizado, a los fines de evitar ulteriores conflictos, y que el mensaje que pretende enviar llegue a destino, al propietario en el lugar correcto.-

Una práctica muy común empleada hasta ahora para la convocatoria a asambleas era el envío de la misma, por debajo de la puerta sin constancia de su recepción o entrega por la encargada de la misma manera.-

Aconsejo que a la luz de las nuevas modificaciones se rectifique esta conducta encuadrándola en lo explicado precedentemente.-

Al respecto son muy clarificadores los siguientes fallos: “La entrega de cartas simples por la encargada del edificio, sin exigir recibos, no puede constituir un medio idóneo para tener por notificados a los copropietarios de la convocatoria a asamblea Cancil Sala L marzo 6 de 2002”

“El Tribunal declara la nulidad de una Asamblea de copropietarios en un Consorcio, en razón de no haberse convocado fehacientemente a todos los condóminos. En el caso, quien convocó no pudo acreditar la notificación respectiva, pues se probó que si bien fue remitida una carta certificada, ello no posibilita la determinación de su contenido.” Fecha del fallo: 28.10.2004 Tribunal: CNACiv Sala J Partes: Balletbo, Ana D. c. Consorcio de Prop. Bulnes 261/67

Una buena comunicación genera confianza. Hacer que el otro reciba mi intercambio, cualquiera se el soporte, ahuyenta cualquier sospecha y garantiza una buena praxis de las funciones propias de la tarea del administrador.

Por la Dra. Diana Claudia Sevitz abogada especialista en consorcios dsevitz@estudiodiansevitz.com.ar

Notas Relacionadas

Coterránea renueva su propuesta periodística

Coterránea renueva su propuesta periodística

20 años no son pocos para casi nada en la vida del hombre. Por eso en Coterranea estamos orgullosos, contentos y con una adrenalina inusual frente a la convalidación de un proceso de renovación que comenzó hace 24 meses, que tuvo un hito en diciembre cuando publicamos la última edición de Coterranea en papel y que hoy planta un nuevo mojón, de cara a un plan de profundización en los contenidos de la vida consorcial.

leer más
Pequeñas casas en el jardín

Pequeñas casas en el jardín

Como si fueran mamushkas tamaño casa, hay una tendencia a construir mini-viviendas y los patios de nuestros hogares son la ubicación ideal. Con un estilo basado en el minimalismo y ambientes acogedores, estos ingenios de la arquitectura se multiplican y vienen para...

leer más
“Ninguna obsesión es saludable”

“Ninguna obsesión es saludable”

En tiempos donde la moda es lo ”Fit” y las redes se inundan de gurúes que dicen qué comer y que no, una voz autorizada nos tranquiliza: si queremos bajar de peso, no hay que eliminar alimentos, sino variarlos y redistribuir cantidades”. La combinación de una...

leer más

Pin It on Pinterest

Share This