La consulta de una lectora retoma una cuestión no resuelta de manera satisfactoria para los administradores. La discusión se mantiene de acuerdo a quién asume responsabilidades ante inconvenientes estructurales en un departamento. El problema se encara según las diferentes interpretaciones que se hacen de la ley.

Proliferan casos problemáticos donde los vecinos que sufren humedades en sus unidades ya no saben a quién acudir para reparar los daños. Coterránea recibe incontables consultas acerca del tema, y una de ellas, intentará ser resuelta a partir de hoy:  

humedades. imagen interior

La incertidumbre se desata en cada uno de los propietarios de diferentes edificios y aquí está la respuesta estas consultas.  “El propietario de cada unidad se tiene que hacer cargo de las reparaciones de su unidad y de los daños que haya provocado a terceros” afirma Ramiro García del Pino, gerente comercial de la administración “García del Pino y Asociados”.

En el artículo 2041 del Código Civil se determina como espacios comunes: “las cañerías que conducen fluidos o energía en toda su extensión y los cableados, hasta su ingreso en la unidad funcional”.  Es decir que cada uno de los departamentos con lo que posee dentro es responsabilidad del propietario.

Del Pino comenta: “Tuvimos un caso donde se rompió un caño dentro de uno de los departamentos. Pero esto desembocó en un problema mayor ya que la humedad se filtró a unidades de abajo (…) y el propietario tuvo que hacerse cargo de todos los daños generados”.

Sin embargo, las administraciones prefieren estar a disposición de los consorcios para avanzar con una solución rápida frente a este tipo de inconvenientes. Juan Carlos Brembilla, administrador y presidente de la Cámara de Propiedad Horizontal de Córdoba le comentaba a Coterránea que hay que analizar los casos detenidamente: “Si un propietario tiene un obstáculo económico para avanzar con algún arreglo en su unidad, como administración preferimos pagarlo nosotros y luego se lo cobramos en las expensas”.

Si bien Brembilla concuerda con García del Pino, afirma que existen miles de criterios a la hora de tomar una decisión de este tipo, siempre y cuando se respete lo que dice la reglamentación. Es por eso que “hay que analizar cada caso antes de tomar una decisión” como asegura éste último.

Más vale prevenir que curar

Es necesario que los vecinos tengan en cuenta los daños que se pueden ocasionar y los costos onerosos que puede llegar a afrontar un propietario. Por lo tanto, es preferible tomar los recaudos necesarios para evitar humedades y daños estructurales:

  • Mantener cerradas las puertas de las estancias más húmedas (sobre todo cocina y baño).
  • Evitar las puertas y ventanas metálicas.
  • Mejorar el aislamiento exterior y eliminar los puentes térmicos.
  • Asegurar una buena ventilación.
  • Cada tres años revisar fisuras en la fachada.
  • Los golpes en puertas y ventanas pueden ocasionar fisuras.
  • Limpiar una vez al año todos los elementos de desagüe.

comoeliminarlahumedadenmuros

Pin It on Pinterest

Share This