Un vecino que fuma en interiores y otro que promete venganza. La originalidad de la propuesta nos regala otra historia para nuestra vieja sección.

Todos tenemos al menos un vecino que es amante del cigarrillo. Donde sea que fume, en el balcón o en su departamento a puertas cerradas, el olor se impregna. El mayor problema es cuando éste fuma en el ascensor, dejando olor en los palieres, el hall y en el ascensor mismo.

En este caso, un vecino de Nueva Córdoba amenazó a otro, advirtiendo que si no dejaba de hacerlo se vengaría: “ha llegado un punto en el que si tú no tienes otro sitio para fumar que no sea el ascensor, yo no tendré otro sitio para mear que no sea tu felpudo. De esta forma, si tu felpudo esta húmedo y huele mal, he sido yo”.

vECINO fUMADOR

De igual manera recordamos que dejar notificaciones en el edificio está prohibido según la Ley de Propiedad Horizontal. “Cada propietario será dueño exclusivo de su piso o departamento y copropietario sobre el terreno y sobre todas las cosas de uso común del edificio (…) Los ascensores y en general todos los artefactos o instalaciones existentes para servicios de beneficio común”. El artículo 5 de esta ley afirma que está prohibido para los propietarios o inquilinos  innovar o modificar los espacios comunes del edificio sin consentimiento de todos los propietarios.

¡Esperamos que el fumador deje de hacerlo en el ascensor, y que no tenga que encontrarse con su alfombrilla maloliente!

Pin It on Pinterest

Share This