Acción y Defensa del Consumidor e Inquilino, asociación de consumidores de la provincia de Córdoba, revela el impacto del precio de las tarifas y el alquiler en un sueldo básico de empleado de comercio.

La incidencia de los aumentos tarifarios y de los alquileres es del orden del 90% del sueldo de un trabajador que gane $ 20.000 por mes. Es decir que sólo pagando los gastos básicos del importe mensual del alquiler, más los impuestos y servicios que normalmente le son trasladados al inquilino, y las tarifas básicas de servicios que son considerados por nuestra legislación como servicios públicos, la totalidad de los ingresos son destinados a solventar dichos importes.

Como se puede apreciar en el siguiente gráfico, sólo el 10% del haber mensual queda en el bolsillo, descontados los gastos fijos, y siempre y cuando no se le haya trasladado al inquilino alguna expensa o gasto extraordinario que el propietario se niegue a abonar:

Qué estamos contabilizando en el cálculo:

Para la estadística se toman como referencia los importes mínimos promedios de los siguientes rubros:
Alquiler de un departamento de dos habitaciones en el centro de la ciudad: $ 8500
Comisión inmobiliaria prorrateada en 24 cuotas: $ 625
Expensas mensuales: $ 2500
Electricidad: $ 600
Apto eléctrico y certificado: $ 1500* (este gasto es una vez por contrato)
Cambio de titularidad EPEC: $ 1633,5* (este gasto es una vez por contrato)
Agua: $ 350
Gas: $ 250
Rentas inmobiliario: $ 300
Municipalidad    inmobiliario: $ 650
Internet: $ 800
Teléfono móvil: $ 300

Qué NO estamos contabilizando en el cálculo:
Gastos de mudanza y pintura (al finalizar un contrato), medicina prepaga, televisión por cable, gastos de transporte (colectivo, auto, nafta, cochera, seguros, etc.), gastos de alimentación y esparcimiento, ropa, personas a cargo (hijos, ancianos, etc.). Se toman como referencia los costos mínimos promedio de los distintos servicios.
Asimismo se compara el impacto con sueldos de primer orden como el caso de los empleados de EPEC y funcionarios judiciales con jerarquía y antigüedad, de los cuales cabe suponer que no son “inquilinos”, y por el contrario perciben ingresos adicionales en caso de tener propiedades en alquileres.
Queda claro que el impacto de alquileres y tarifas sobre un sueldo básico (que en principio “duplicaría” el mínimo vital y móvil) absorbe la totalidad de los ingresos del trabajador, imposibilitando toda capacidad de ahorro, salvo que éste decida, simplemente, no comer…

Notas Relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This