Inicio Comunidades Lo que no se ve detrás de cada reserva d...

Lo que no se ve detrás de cada reserva de SUM

En el caso particular de las reservas y usos correctos de los espacios comunes, muchas veces los administradores no pueden trasladar a honorarios, las tareas adicionales que este tipo de instalaciones conlleva. Que estas comunidades tengan estos espacios, plantean la pregunta de cómo se paga el uso de dichas áreas: ¿dentro las expensas? ¿a la administración? ¿al guardia?

-

No hace falta recordar que las comunidades con amenities, tienen un valor más alto de expensas debido a los costos que genera en: mantenimiento, limpieza, seguridad, logística, entre otros. Algunas comunidades muy grandes terminan concesionando el predio, pero no siempre generan el volumen de negocio que pueda sostener el mantenimiento.

Uno de los puntos que influyen en la gestión está relacionado a las herramientas y/o procedimientos de los administradores a la hora de recibir una reserva y formas de pago. Lucas Quadrelli comentó que en las comunidades que administra, cuentan con un sistema de reservas provisto por Coterránea que provee de calendario online donde cada vecino puede hacer su reserva.

El sistema provee también información reglamentaria de uso de las instalaciones, como también otros servicios, los mecanismos de bloqueo a morosos.

Por otra parte, Santiago Raschi, explicó que el sistema de reservas que utilizan consiste en que cada vecino se acerque al guardia del edificio o encargado y a través de un libro de reservas, elija el día y horario donde va a utilizar los espacios comunes disponibles.

“Cuando se hace la reserva, se le entrega al vecino una hoja con las recomendaciones para utilizar de manera correcta el espacio”, remarcó Raschi.

Maria Emilia Gomez es administradora de la ciudad de Córdoba y en el siguiente video nos cuenta cuál es su método de trabajo.

Al momento de realizarse diferentes eventos en las áreas disponibles para los vecinos, estas comunidades están obligadas a contratar personal de seguridad, quienes se encargan de controlar que se cumplan con los requisitos planteados: no ingreso de más personas de las establecidas, volúmen de ruido y música, buen comportamiento, entre otros.

A veces, inclusive se deben contratar pólizas de seguros adicionales.