Inicio Comunidades Hay 5 nuevas tendencias en planificación...

Hay 5 nuevas tendencias en planificación de seguridad

La seguridad es uno de los aspectos más importantes para la vida en los edificios, de vivienda o corporativos, urbanizaciones especiales y condominios y el presupuesto que conlleva exige una periódica redefinición de las políticas. Pero para esto es fundamental la evaluación de la exposición a los riesgos, el análisis de la forma y función de la comunidad y sistemas técnicos y niveles humanos.

-

El stress provocado por la necesidad de contener el aumento indiscriminado de presupuesto, pero a la vez mantener un standard de seguridad acorde al nivel de la comunidad de vecinos, está llevando a los miembros de comisiones directivas o juntas de gobierno a agudizar el ingenio para reeducación de las políticas de seguridad.
Claramente en el 90% de los casos se aconseja un asesor técnico, pues la mera extrapolación de casuística suele ser un bumeran ante la primera intrusión o robo.
Así, con la consigna clara, consultamos a Alan Gerstner, Coordinador Nacional de Operaciones de Segrup Argentina, quien aconsejó siempre poner metas cortas, efectivas y que en lo posible no superen las cinco medidas que, en forma integrada conformen un plan que sea dinámico en un plazo de hasta dos años.

 

Redefinir los ingresos

En ocasiones se piensa que disminuyendo la cantidad de ingresos se logran mejores controles, lo cual es un buen punto, pero trae otros efectos negativos como la lentitud del procedimiento del control de ingresos porque siempre influye el espacio disponible.
Y para mejorar esto, nada mejor que estudiar la estadística de flujos y horarios. Con esa información tendremos clara la decisión a tomar de cuántos vigiladores necesitamos en las horas pico de ingresos y egresos y como tenemos que dotar de tecnología para sostener la seguridad en las zonas que quedan vulnerables por la reasignacion geográfica de los guardias.

Animated GIF - Find & Share on GIPHY

Este mecanismos deja tranquilo a los vecinos porque hace visible el reclamo de reducir los puestos tendencia es habilitar cada vez menos puntos de ingreso a los edificios, sin menguar la fluidez del ingreso y egreso de vecinos y visitas.

“La cantidad de entradas también puede variar según el momento del día, agrega Alan Gerstner. En las horas de más actividad, se pueden habilitar puertas adicionales con personal de seguridad y lectores de dni” afirma. Las horas de mayor circulación son más proclives a que suceda algún tipo de ingreso ilegal, y aquí es donde más atención hay que poner pues es donde la inteligencia del delito trabaja para enontrar sus oportunidades.

Hay espacios que los administradores de los edificios antes no consideraban, pero en la actualidad está cambiando. Se están concentrando en cerrar o restringir el paso en las entradas de los lugares de carga y descarga y salas de correspondencia.

Según Gerstner “esta es sin dudas la medida de control de acceso más importante que un administrador de edificios puede tomar”. “Un buen programa de seguridad de edificios se basa en controlar quién ingresa, adónde se dirige y en qué momento lo hace”, agregó.

El entrenamiento del personal

Los administradores de los edificios deben asegurarse que los miembros del personal estén calificados y capacitados para manejar y mantener los sistemas de control de acceso. El personal de seguridad también debe saber cómo responder cuando detectan un intento de ingreso ilegal. “La clave en cuanto al personal de seguridad no es la cantidad sino la calidad. El desempeño de un empleado de seguridad competente debe mejorarse mediante una capacitación constante”, afirma el experto.

Este párrafo, de tan reiterado suele desatenderse, pero lo mejor es fijar también exámenes de control.

Educación de los usuarios

El especialista sostiene que la gran mayoría de los usuarios de edificios y urbanización agradecen el nivel adicional de seguridad personal que ofrece un control de acceso mejorado.

En esto influye mucho la accion de Comunicacion de objetivos, métodos, responsabilidades, plazos etc que conlleva el proyecto, de tal manera que los vecinos se comprometan en el éxito del mismo.

Además, hizo referencia a la relación entre el personal y los inquilinos. “Se están elevando los niveles de tolerancia a través del trato diario del personal de seguridad. Están capacitados para ser profesionales y respetuosos. El ambiente es fundamental. Uno que promueva una buena comunicación entre el personal de seguridad y los vecinos. Todo en relación a los objetivos de las medidas de seguridad que afianzará las relaciones laborales y permitirá el trabajo en equipo en beneficio de la seguridad”, reafirma Gerstner.

Mayor conciencia

El ciudadano se encuentra alerta a amenazas potenciales y está dispuesto a denunciar situaciones sospechosas a la policía o a las autoridades del edificio. Este tipo de vigilancia es un gran beneficio para cualquier administrador. Le proporciona una herramienta muy necesaria en el manejo de control de acceso: tiempo adicional para responder ante un peligro antes de que éste ocurra. También es necesario generar un mecanismo para informar y responder a los rumores. La percepción es tan importante como la realidad. Por eso, el trabajo combinado entre la administración, los inquilinos y la seguridad será fundamental para lograr un programa de seguridad efectivo.

“El desafío para los administradores de edificios es mantener este estado de alta conciencia incluso en momentos de relativa calma. Esto se puede realizar de forma efectiva. Mediante señalización, presencia de personal de seguridad y reuniones informativas del personal con los inquilinos del edificio”, analiza Gerstner.

Una comunicación más fluida con los organismos de seguridad

La comunicación entre el personal de seguridad y los organismos gubernamentales federales, locales y estatales se ha afianzado. En la actualidad, los administradores de edificios incluyen a la policía y a los bomberos en sus procesos de planificación sobre seguridad.

Es fundamental para el experto ajustar los niveles de seguridad percibidos en un edificio con los niveles reales. Crear una falsa sensación de seguridad puede traer problemas para los vecinos por no ser algo real. Es muy importante tener en cuenta estos puntos para hacer del edificio un lugar seguro para vivir y que sea una realidad.