Inicio Comunidades La nueva normativa para los cortes de ga...

La nueva normativa para los cortes de gas

La NAG 226 es una nueva pauta de los servicios de gas en el país, que busca disminuir las interrupciones haciendo énfasis en el control. Entre los administradores las opiniones son encontradas.

-

Hay una nueva norma que beneficia a los administradores y habitantes de edificios en relación a los cortes del servicio de gas. Se trata de la NAG 226, impulsada por Enargas. Reemplaza a la NAG 200 y que evita que los inquilinos sufran interrupciones por cualquier desperfecto.

Dicha norma se dio a conocer el pasado 20 de febrero a través de la Resolución 82/2019 luego de salir publicada en el Boletín Oficial.

La normativa NAG 226 establece que no debe cortarse el servicio de gas en todo un edificio por las fallas que pueda presentar algún departamento. Ese desperfecto no debe implicar un peligro para la vida, como por ejemplo una pérdida de gas.

“Se establece el procedimiento que se debe aplicar para la revisión técnica de las instalaciones internas domiciliarias de gas en servicio. A los efectos de verificar sus condiciones de seguridad o para la rehabilitación de una instalación. Siempre en la que se hubiese interrumpido el suministro por razones de seguridad, una vez solucionada la causa que generó el corte del suministro”, dice el Boletín Oficial.

Será de aplicación en dos supuestos distintos:

1-Rehabilitación del servicio (RS). Definida como acción de reposición del servicio del cliente. En los casos en que la Prestadora hubiese interrumpido el suministro por cuestiones de seguridad.

2-Revisión Técnica (RT). Entendida como proceso de inspección, con el fin de evaluar las condiciones técnicas mínimas de seguridad que deben reunir las instalaciones internas. También los artefactos de gas natural instalados, en cuanto a su estado, ubicación, funcionamiento y evacuación de los productos de la combustión.

La normativa NAG 200, del año 1982, obligaba a una interrupción general del servicio. La restauración solo era posible luego de la solución del problema por parte de la distribuidora. Los tiempos estimados de demora para dicha restauración suele ser de seis meses. Esto afecta a los vecinos y los administradores nada pueden hacer.

¿Qué dicen los administradores al respecto?

Además, llevar a cabo una readecuación de gas implica gastar una gran cantidad de dinero, aproximadamente 300 mil pesos, que debe afrontar el edificio. “He vivido dos cortes de gas. Me da mucha bronca que por una pequeña pérdida, que se puede solucionar muy fácilmente, se corte el servicio a todos”, afirmó el administrador Mariano Mirgoni.

Mirgoni ve muy positiva la nueva normativa ya que “evitas hacer una obra millonaria y estar sin corte del servicio por 6 meses básicos sin descuidar las vidas. Una adecuación hoy puede salir $300 mil y la tenés que hacer por una falla menor. En cambio ahora te exigen solucionar esa falla y listo”, sostuvo.

Los inspectores ahora deben llevar a cabo procedimientos para evitar la interrupción del servicio. Por ejemplo, si la falla no implica un riesgo para la vida, pueden proceder a bloquear el artefacto defectuoso en lugar de cortar el gas a todo el edificio.

Hay defectos principales y secundarios. Los primeros son aquellos que conllevan peligro para la salud, mientras que los segundos son todo lo contrario, no son riesgosos. Según la ley, los secundarios deben ser solucionados dentro de los 90 días corridos, sin el corte del suministro. Si no se soluciona en ese plazo, se puede interrumpir el servicio o clausurar el artefacto.

La Cámara de Propiedad Horizontal de la Provincia de Santa Fe aclaró las diferencias entre ambos defectos, mediante un comunicado:

Opiniones encontradas

Según Mariano Mirgoni, la normativa es favorable para los edificios. Sin embargo, luego de consultar con otros administradores, nos manifestaron una opinión contraria.

“Los cortes muchas veces son necesarios para la toma de conciencia, teniendo en cuenta que son obras grandes y costosas.  Estas amenazas ayudan a sumar voluntades”, sostuvo Mónica Cisneros. Además, agregó que siempre que hay un desperfecto vinculado al gas, se comunican inmediatamente con el gasista.

“Me parecen correctos los cortes porque este es un peligro muy grande, el riesgo que se corre, por las instalaciones viejas y poco mantenidas”. Según ella, los cortes ayudan a los administradores para ejecutar las obras. Son una amenaza latente que acelera los tiempos de solución de problemas.

Finalmente, reclamó que “las responsabilidades ante incidentes con el problema de gas en los edificios sea compartida por el ente también”.

Por su parte, Jorge Segovia manifestó que depende de cada situación. “Ecogas debe contemplar cada situación en particular por corte. En los edificios de mucha antigüedad resulta muy difícil cumplimentar la normativa. Por ahí te cortan directamente, estoy de acuerdo en casos que genere peligro para el resto”, sostuvo.