Biodigestores domésticos, una alternativa para tratar los efluentes cloacales

Esta opción sustituiría las cámaras sépticas o pozos negros evitando contaminar las napas subterráneas, con la posibilidad de reutilizar los recursos.

237

En los tiempos que corren la contaminación de los recursos hídricos tiene como principal factor la falta de tratamientos de los residuos cloacales.

En paralelo con la expansión de residencias urbanas, esta problemática se ha complejizado, tornando la situación cada vez más delicada.

El desafío de hoy es lograr una explotación eficaz de los recursos procedentes de los residuos, en búsqueda de una reducción del impacto ambiental. Para esto se propone, incentivar la instalación de tanques biodigestores de uso doméstico para el tratamiento de las denominadas aguas negras.

Los biodigestores son tanques que permiten un efectivo tratamiento de dichos efluentes cloacales, es una solución integral para su depuración ya que las mismas podrían ser reutilizadas de manera doméstica. Su funcionamiento permite reinsertar al 100% aguas depuradas a las napas subterráneas.

Los sólidos que se separan, se transforman en lodo con un proceso atmosférico el cual se puede utilizar como abono para la naturaleza. En el período entre 18 y 24 meses se puede obtener el mismo. En cuanto a los líquidos provenientes de aguas negras, una vez depuradas, pueden ser reutilizados a través de un sistema de irrigación.

Esta tecnología, efectiva, sencilla y económica se puede fácilmente aplicar en viviendas unifamiliares, en zonas urbanas, rurales y barrios cerrados con o sin conexión a red cloacal, resolviendo la descarga en el propio terreno sin contaminar las napas logrando nutrir el suelo.

 La depuración se realiza en tres etapas sucesivas:

  • Primera Etapa: al ingresar agua negra, los sólidos se separan de los líquidos. A través del filtro y fermentación anaerobia (sin oxígeno), la materia orgánica comienza un proceso de descomposición. Sucesivamente con el filtro biológico se completa el filtrado de efluentes
  • Segunda Etapa: en terreno de infiltración, se distribuyen los líquidos en un área determinada del suelo.
  • Tercera Etapa: El suelo, por debajo del campo de infiltración, filtra y completa la depuración del agua ya que retiene y elimina partículas muy finas. Las flora bacteriana que crece sobre las partículas de tierra, absorbe y se alimenta de las sustancias disueltas en el agua.  El tratamiento de agua residual se ha completado y finalmente se incorpora purificada al agua subterránea.

En correlación con los avances tecnológicos, en el mercado se pueden encontrar diferentes alternativas de biodigestores domésticos. Tal es el caso de aquellos que fermentan la materia orgánica convirtiéndolos en biogás. Se puede generar hasta  0,6m(cubicos) de gas para uso domiciliario y entre 6 y 10 litros de fertilizantes por día con tan solo 3,5kg de restos orgánicos domésticos.

Analizando la aplicación de los biodigestores domésticos a gran escala, pensando por ejemplo en  barrios privados que ya cuentan con el beneficio de ser desarrollos cuyas redes de desagües tienen cierta simetría, y que los afluentes cloacales desembocan a través de un único caño maestro en una sola cámara séptica, observamos un panorama ideal para la instalación de estos biodigestores en ciertos puntos estratégicos.

Dicha instalación podría atender los desechos de varios hogares sin necesidad de una gran inversión en materia de infraestructura. Se podría realizar una conexión con el caño maestro o el foso séptico en aras de reducir el impacto ambiental.

Con todo lo antes expuesto, los invitamos no solo a tomar conciencia de los perjuicios que causan los desechos cloacales en nuestro medio ambiente sino también permitirnos cambiar la óptica de observación de los mismos, considerando que bajo un correcto tratamiento, pueden transformarse en recursos sumamente provechosos para toda la comunidad los cuales no se debería dejar de aprovechar.

 

Este video es a modo ilustrativo del funcionamiento de los biodigestores domésticos, los mismos no están probados por Coterránea, pudiendo los mismos no ser efectivos.