Inicio Edificios Desperfectos en los Ascensores: ¿quién e...

Desperfectos en los Ascensores: ¿quién es el responsable?

Actualmente a nivel mundial, el uso del transporte vertical es el elemento más utilizado tanto para personas o cargas. Millones o tal vez, miles de millones de viajes, se hacen de forma diaria, de manera cotidiana. ¿Cuántos de los usuarios de estos equipos comprenden la complejidad que tiene la fabricación, instalación y manutención de ellos?

-

Para los usuarios, lo único que les interesa es que, si marcan el botón de llamado, la unidad de transporte llegue, se abra, y los lleve hacia el destino que han marcado. Me detengo en dos palabras: destino y marcado. Pregunto: ¿tendrá conciencia el propietario de los ascensores sobre el destino de quienes transporta? ¿O el propietario de los ascensores sólo está enfocado que estos equipos respondan al llamado?

En mi calidad de administrador y gerente de una asociación gremial que agrupa a administradores en Chile, en variadas oportunidades me ha tocado viajar por el continente Sudamericano y he sido testigo de innumerables capacitaciones que se les imparte a los administradores de edificios sobre esta materia. Sé que mis colegas están sensibilizados sobre estas cosas.

Y del mismo modo, he sido testigo de las miles de averías que a diario sufren los ascensores por la inadecuada instalación por parte de una constructora o inmobiliaria, por la falta de cuidado de parte de los administradores de no tomar empresas de manutención con buenos técnicos, capacitados y certificados para hacer las correcciones necesarias y por último la negativa de los copropietarios para no invertir en modernizaciones o cambios de piezas originales, cuando la vida útil de algunos componentes llega a su fin.

Así, todo lo anterior va creando un círculo virtuoso de negligencias inexcusables para todos los identificados en el párrafo anterior que, habido el momento de una desgracia, es decir, la caída al vacío de alguno de estos equipos con consecuencias fatales de pérdidas de vidas, todos los anteriores vuelcan la mirada hacia un costado evadiendo sus responsabilidades.

Particularmente en mi país, existe una ley que obliga a los administradores a certificar estas instalaciones. Es al administrador a quien se le confía el buen estado y funcionamiento de estos equipos, so pena, que al no cumplir y se pruebe su incompetencia, pague civilmente y es más hasta penalmente (cárcel) por un error tan grave como no mantener los ascensores en óptimas condiciones.

Los órganos fiscalizadores poco fiscalizan, o lo hacen tarde, mal, o nunca. Los copropietarios para no subir los gastos comunes siempre dilatan los costos de las reparaciones y bypasean las manutención cada dos o tres meses. Qué decir de una modernización, impensable en esta cultura de la mezquindad y apatía por la seguridad y confort de otros.

Son los consorcitas (propietarios) los llamados a la acción. Estos equipos son de su propiedad, son de su responsabilidad. El llamado para los administradores es a no dejar de insistir sobre la importancia de contratar buenos y reconocidos mantenedores que sean especialistas en la materia, y que el costo de lo que cueste mantenerlos está por sobre la el riesgo de poner la vida de las personas en juego, en una subida o bajada.

Somos nosotros como comunidad en general los que debemos exigirles, a quien corresponda, viajes en ascensores seguros, modernos, actualizados y certificados en sus componentes y piezas. Que se tenga a la vista el certificado de cuando fueron mantenidos, modernizados o vuelvo a repetir, majaderamente, certificados por una entidad competente. Todos nosotros de alguna manera somos usuarios, exijamos más a este mercado del transporte vertical, alcemos la voz cuando nos subamos a uno de estos equipos y nos sentimos inseguros. Nuestras vidas corren riesgos. Despertemos de una vez por todas. Cuando usted termine de leer esta nota, miles de ascensores en el mundo habrán dejado atrapados a personas en sus cabinas, cientos de vidas se habrán perdido. ¿Quiere usted ser parte de estas estadísticas? Piénselo dos veces, sobre este artículo, antes de subirse a un ascensor.

Sebastian Ruiz Alsina
Sebastián Ruiz Alsinahttps://www.cgai.cl
Corredor de Propiedades, gestor Inmobiliario, gerente general de la Asociación de Gestores y Administradores Inmobiliarios (CGAI - Chile)