Inicio Destacadas El coronavirus y la oportunidad para for...

El coronavirus y la oportunidad para fortalecer el sentido de comunidad

-

La problemática que estamos viviendo como sociedad, y en especial en los consorcios, es inédita. Ninguno ha tenido experiencia, acerca de cómo actuar en casos de una pandemia con estas características. Aquí, algunas recomendaciones.

A partir de las medidas propuestas por el Poder Ejecutivo, se hace imprescindible por un lado tomar algunas acciones preventivas en los consorcios (interna y externamente). Además, es necesario aprender y comprender las responsabilidades de cada uno: tanto administradores como propietarios.

Pese a las consecuencias que se asoman con la propagación del coronavirus, esta es una gran oportunidad para fortalecer el sentido de comunidad: de un lado se encuentra el enemigo, el COVID-19. Del otro, nosotros: los propietarios, el administrador, el encargado.

¿Cómo hacerle frente a esta crisis?

La mejor manera es involucrarnos. No mirar para otro lado. Estar muy atentos a las medidas que se nos indican.

Los administradores hoy tienen un rol fundamental, pero no debemos abusar de su principal objetivo: ser un canal de comunicación.

Hoy deben y pueden responder a la demanda de cuidados de la vida. Es quien debe cumplir y hacer cumplir el protocolo sanitario del Coronavirus.

En cuanto a las medidas preventivas, si bien los administradores toman decisiones, las acciones que realicen deberán adaptarse a la realidad socio-económica, tanto de la infraestructura edilicia como de las empresas administradoras.

Enumeramos algunas recomendaciones:
-Enviar notas a los propietarios informando que hasta la finalización de la cuarentena permanecerán cerrados espacios compartidos de esparcimientos tales como piscinas, sum, gimnasios, sala de juegos, microcines.

-Se aconseja mantener comunicación fluída mediante vías digitales minizando el riesgo de contagio.

– Solicitar a los propietarios disminuyan el ingreso de visitas en la comunidad. Los espacios compartidos entre muchas personas se tornan peligrosos.

– Concientizar a los profesionales de la salud, que trabajan en el consorcio, que arbitren por todos los medios de espaciar a sus pacientes, y de ser éstos pacientes de riesgo, informen para poder tomar las medidas necesarias de protección.

– Si es posible colocar dispensers de alcohol en gel en pasillos e ingreso al edificio, instruir al personal para que, se coloque los guantes reglamentarios, a fin de poder higienizar las partes comunes, varias veces al día .

Por su parte, es de importancia recalcar las responsabilidades de los propietarios. De ellos también depende que el virus no se propague, atendiendo a las directivas y recomendaciones del administrador. Todo tiene su tiempo. Es ahora momento de cuidar y tomar conciencia.

¿Se pueden celebrar asambleas a través de medios digitales? 

La legislación argentina vigente no contempla asambleas virtuales, es decir: se podrían realizar excepcionalmente en este contexto, pero no se encuentran respaldadas jurídicamente.

De todas maneras, frente a esta situación inédita y excepcional no habría motivo de mayor importancia o justificación para llevar adelante una asamblea.

Hemos abogado siempre la implementación de la tecnología en los consorcios. Hoy más que nunca, estamos cerca y conectados, gracias a ella.

¿Qué dice la ley sobre la cuarentena? 

– Se considera «caso sospechoso» a la persona que presenta fiebre y uno o más síntomas respiratorios (tos, dolor de garganta o dificultad respiratoria) y que, además, en los últimos días, tenga historial de viaje a ‘zonas afectadas’ o haya estado en contacto con casos confirmados o probables de Covid-19. “La definición podrá ser actualizada por la autoridad sanitaria, en función de la evolución epidemiológica».

– «Quienes posean confirmación médica de haber contraído Covid-19″.

– Los ‘contactos estrechos’ de las personas comprendidas en los apartados a y b precedentes en los términos en que lo establece la autoridad de aplicación».

– Quienes arriben al país habiendo transitado por ‘zonas afectadas’. Estas personas deberán brindar información sobre su itinerario, declarar su domicilio en el país y someterse a un examen médico lo menos invasivo posible para determinar el potencial riesgo de contagio y las acciones preventivas a adoptar que deberán ser cumplidas, sin excepción. No podrán ingresar ni permanecer en el territorio nacional los extranjeros no residentes en el país que no den cumplimiento a la normativa sobre aislamiento obligatorio y a las medidas sanitarias vigentes, salvo excepciones dispuestas por la autoridad sanitaria o migratoria».

– Quienes hayan arribado al país en los últimos 14 días, habiendo transitado por ‘zonas afectadas’. No podrán permanecer en el territorio nacional los extranjeros no residentes en el país que no den cumplimiento a la normativa sobre aislamiento obligatorio y a las medidas sanitarias vigentes, salvo excepciones dispuestas por la autoridad sanitaria o migratoria».

¿Cuáles son las penas por no cumplir con el aislamiento obligatorio?

Tal como establece la legislación vigente en Argentina: «En caso de verificarse el incumplimiento del aislamiento indicado y demás obligaciones establecidas en el presente artículo, los funcionarios o funcionarias, personal de salud, personal a cargo de establecimientos educativos y autoridades en general que tomen conocimiento de tal circunstancia, deberán radicar denuncia penal para investigar la posible comisión de los delitos previstos en los artículos 205, 239 y concordantes del Código Penal», se señala en el DNU. Dichas penas son las que se prevén en el Código Penal para quienes propaguen una enfermedad peligrosa y contagiosa.

«Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia», detala el artículo 205. Por su parte, el artículo 239 dice que tendrá una pena de prisión «de quince días a un año, el que resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones».