Inicio Edificios Ruidos molestos durante el aislamiento: ...

Ruidos molestos durante el aislamiento: ¿se pueden iniciar acciones?

-

Los ruidos molestos siempre fueron una problemática recurrente en la PH. Por estos días, el aislamiento obligatorio por la pandemia, obliga a los consorcistas a permanecer en su unidad funcional y que las actividades se acrecenten  con el consecuente aumento de ruidos ¿cómo puede intervenir el administrador? ¿cuál es la legislación vigente para ello? Estas son algunas de las cuestiones que explica la Dra. Bercovsky.

Por Silvia Bercovsky

Los ruidos molestos siempre fueron una problemática recurrente en el régimen de Propiedad Horizontal. Se suma desde la pandemia por el COVID-19 un elemento que acrecentó el problema: el aislamiento obligatorio que obliga a que todos los consorcistas y deban permanecer en su UF. Esto genera que se acrecienten las actividades dentro de los departamentos con el consecuente aumento de ruidos tanto provenientes de música, actividad física, juego o actividades de los niños que habitan en ellas, etc.

Vivir en un edificio implica respetar también a los vecinos, el respeto mutuo es la base de una comunidad consorcial que puede convivir pacíficamente evitando situaciones litigiosas que no hacen más que perjudicar al consorcio.

Se debe tener en cuenta que el CCYC en su art. 2047 inc. b) establece que está prohibido a propietarios y ocupantes: “ perturbar la tranquilidad de los demás de cualquier manera que exceda la normal tolerancia;”.

Cada persona tiene su propio umbral de tolerancia de sonido. Los propietarios deberán tolerar los ruidos normales que hacen a la vida cotidiana y moderar también sus actividades dentro de la UF para no perjudicar a sus vecinos.

La determinación sobre si los ruidos exceden la normal tolerancia es producto de la valoración de un Juez.

¿Cómo se inicia una acción por ruidos molestos ante el administrador?

La queja por ruidos molestos deberá ser notificada en forma fehaciente al administrador, aportando las pertinentes pruebas para que éste tome las acciones necesarias al respecto, que será la notificación al infractor, intimando al cese en su conducta, que perturba la tranquilidad de sus vecinos.

Si a pesar de ello el infractor continuara en su actitud, el administrador tratará en asamblea las acciones que tomará el consorcio al respecto.

La legitimación para la acción contra el infractor la tiene tanto el consorcio como el propietario que resultare damnificado, de acuerdo a lo prescripto por el art. 2069 del CCYC:

“En caso de violación por un propietario u ocupante de las prohibiciones establecidas en este Código o en el reglamento de propiedad horizontal, y sin perjuicio de las demás acciones que corresponden, el consorcio o cualquier propietario afectado tienen acción para hacer cesar la infracción, la que debe sustanciarse por la vía procesal más breve de que dispone el ordenamiento local. Si el infractor es un ocupante no propietario, puede ser desalojado en caso de reiteración de infracciones.”

Los ruidos molestos constituyen una contravención, puede denunciarse la situación ante la Justicia Contravencional y de Faltas, o ante la Comisaría respectiva.

En CABA, las comisarías intervienen como autoridades competentes en materia de aplicación del Código Contravencional de la Ciudad, el cual en su Artículo 72 establece como conducta típica en materia de ruidos molestos el «perturbar el descanso, la convivencia o la tranquilidad pública mediante ruidos que, por su volumen, reiteración o persistencia, excedan la normal tolerancia”.

También en el ámbito de CABA, la ley 1540, se refiere a la contaminación acústica y en su art. 2 establece que se considera a los ruidos y a las vibraciones como una forma de energía contaminante del ambiente.

Se entiende por contaminación acústica a la introducción de ruidos o vibraciones en el ambiente habitado o en el ambiente externo, generados por la actividad humana, en niveles que produzcan alteraciones, molestias, o que resulten perjudiciales para la salud de las personas y sus bienes, para los seres vivos, o produzcan deterioros de los ecosistemas naturales.

Para evitar que el consorcio llegue a situaciones litigiosas lo más aconsejable es que haya una fluida comunicación entre consorcistas y administradores colaborando mutuamente para pasar esta época de la forma más llevadera posible.

Dra. Silvia Marcela Bercovsky
Dra. Silvia Marcela Bercovsky
Dra. Silvia Marcela Bercovsky. Abogada UBA, CPACF. Especialista en Propiedad Horizontal y Auditora Legal.   Teléfono para coordinar entrevista: 15-50498440.  Mail: estusmb@gmail.com