Cómo elegir un buen sistema videovigilancia

por | 19 Jul, 2018 | Especialistas

Los sistemas de videovigilancia son la medida más demandada para aumentar la seguridad de una comunidad, por su poder disuasorio y por ser un medio de prueba en caso de delito o comportamientos no deseados en nuestra urbanización.  Esta popularización ha hecho que muchas comunidades piensen en su instalación y mantenimiento como una prioridad, pero ¿Sabemos cómo elegir un sistema que se ajuste a nuestras necesidades o en qué puntos clave debemos fijarnos? A través de este artículo intentaremos arrojar algo de luz en esta área.

Existen muchas opciones y posibilidades a la hora de proteger nuestra comunidad con un sistema de vigilancia, del mismo modo que un gran número de ventajas al instalar un sistema de cámaras de seguridad en una comunidad.

Debido a ello, es interesante conocer previamente una serie de consideraciones que nos harán elegir de forma más inteligente y de acuerdo a las necesidades de nuestra comunidad de vecinos.

Homologación por la policía

Un primer paso a valorar es conocer las diferencias entre una empresa de seguridad homologada ante la Dirección General de la Policía y el resto que ofrecen estos servicios a la hora de pedir una oferta.

Desde el punto de vista legal, y desde la llegada de la Ley Ómnibus más concretamente, muchos instaladores de muy diferentes ámbitos se han diversificado hacia esta área y pueden realizar instalaciones de CCTV pero, si bien un amplio grupo de instaladores con un mínimo de conocimientos técnicos puede realizar una instalación básica, muy diferente es hacerlo de modo correcto, legal e inteligente, o en un sistema algo más complejo, garantizando que no va a haber ningún tipo de problema a corto o largo plazo.

Por regla general, una empresa homologada en seguridad cuenta con personal experto en este área, con su día a día muy centrado en resolver cuestiones relacionadas con cctv, por lo que multitud de problemas o retos que pueden surgir han sido vistos y resueltos con anterioridad y, siempre de acuerdo a la legislación, ya que el Ministerio del Interior realiza inspecciones periódicas de los procedimientos de estas empresas, garantizando el buen hacer y, sobre todo, la legalidad de las instalaciones que realizan.

Esta especialización también garantiza que cualquier tiempo de respuesta a una incidencia será menor, del mismo modo que el riesgo de fallos en el planteamiento inicial se reduce hasta cero.

Equipos adaptados a cada necesidad

Existen miles de referencias de cámaras de seguridad en el mercado, con características muy diferentes adaptadas a múltiples usos, pero es labor del asesor de seguridad identificar cuál cumple mejor con las expectativas.

Si un profesional no le consulta cuáles son sus expectativas respecto al rendimiento y efectividad del equipo, seguramente le intentará montar cualquier tipo de equipo que posiblemente puede no ajustarse a su necesidad.

¿Existe poca luz en la zona? ¿Tiene que cubrir mucha distancia y siempre permanecer enfocado? ¿Una sola cámara debe cubrir un ángulo muy amplio o prefiere un mayor número de elementos? ¿Qué nivel de detalle requieren las imágenes?… Estas son solo algunas de las preguntas que un experto le debería hacer antes de hacerle una propuesta para su comunidad.

Respeto a la legalidad

El aspecto legal es también es un elemento imprescindible, más si cabe cuando el pasado 25 de mayo de 2018 la legislación de protección de datos a nivel europeo ha cambiado, marcando nuevos procedimientos a los utilizados hasta la fecha, que requieren de una actualización procedimental con el debido respeto al RGDP y al reglamento de seguridad privada.

Tener algún tipo de problema de conformidad en cualquier aspecto legal puede resultar muy caro a la comunidad debido a la cuantía elevada de las multas, por lo que es necesario confiar en profesionales bien informados.

Número y tipo de cámaras

Este vendrá dado principalmente por el número de accesos disponibles y de las áreas de especial interés que queramos cubrir, además de la luminosidad o dimensiones del área a cubrir.

En el fondo estamos hablando de la posible eficacia en caso de requerir las imágenes. Si tenemos en cuenta que los garajes y trasteros son los principales objetivos, dependerá de su extensión o puertas de acceso a esas zonas y del grado de luminosidad y de talle que queramos.

Cuanta más calidad óptica, mejores detalles podrá recoger la grabación y más fácil será la identificación y utilidad de las imágenes, y eso algo que puede elevar el coste pero compensar claramente cuando de verdad se necesiten esos clips de vídeo a modo de prueba.

Ubicación de las cámaras

Se recomienda colocar la mayoría en lugares visibles para potenciar su acción de disuasión, una de las funciones principales de estos equipos. Queremos que los delincuentes las vean claramente para que valoren de forma negativa y las sientan como un riesgo a sus intenciones de entrada en nuestra urbanización.

Es interesante saber que unas cámaras deben cubrir en lo posible a otras, para evitar un sabotaje de una de ellas sin pruebas y, si están muy expuestas, optar por equipos antivandálicos.

Integración con control de accesos o lector de matrículas

Otra posibilidad que todavía no está siendo desarrollada en muchas comunidades es la integración de nuestras cámaras de seguridad con sistemas de control de acceso o de lectura de matrículas en el garaje, de modo que pueda verificar la apertura según la numeración o guardar un registro de la actividad.

De este modo, ambos sistemas se complementan generando muchas más información a la hora de marcar eventos relacionados con los accesos en nuestra comunidad. También requieren de un mayor grado de especialización técnica, por lo que muchas empresas no serán capaces de ofrecer estos servicios a pesar de resultar de gran utilidad para las comunidades.

Funcionamiento continuado

Hace no tanto tiempo era muy habitual disponer de una instalación de cámaras pero entendidas como un elemento aislado y sin control remoto, lo que hace que a veces nos podamos encontrar con sorpresas desagradables a la hora de extraer unas imágenes que necesitamos: las imágenes no están porque algo ha fallado posteriormente a su última revisión.

Cada vez más comunidades deciden apostar por sistemas que garantizan la disponibilidad del servicio, con avisos automáticos en caso de interrupción o fallo en alguna cámara, grabador o en la alimentación, entendiendo de un modo amplio y acertado el servicio de mantenimiento de la instalación y la necesidad de que ésta esté funcional un 99.9% del tiempo.

Cuotas mensuales, sin derramas

Por último, pero seguramente no menos importante, es siempre interesante saber si nuestra empresa de seguridad cuenta con programas de financiación que nos hagan sufragar este coste de manera más cómoda, cubriéndose aquellas necesidades de seguridad que no pueden esperar a que la tesorería esté boyante.

Instaladores como Lasser ofrecen la posibilidad de mediante una cuota mensual fraccionar los costes de la instalación de cámaras de seguridad en su comunidad y añadir además, sin apenas incremento, un mantenimiento que garantice un óptimo nivel de servicio, por lo que la comunidad elimina derramas y puede hacerse con un sistema en cómodas cuotas mensuales, allanando el camino de muchas comunidades a la hora de beneficiarse de un sistema de cámaras de vigilancia.

Notas Relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This