El e-mail se consolida como vía de comunicación fehaciente.

por | 14 Sep, 2018 | Edificios

Tras los cambios en AFIP, el Domicilio Fiscal Electrónico se convirtió en la vía oficial de comunicaciones al consorcio.

Hace más de una década que el correo electrónico se instaló como una vía alternativa de comunicación en todas las oficinas de los administradores de consorcios y una de las últimas resoluciones de AFIP corroboran que el e-mail desplazó al correo postal, por ser más ágil, seguro y económico.

La medida vale para todos, incluso para los administradores y consorcistas más resistentes a la era digital. Desde agosto, es obligatorio que tanto el administrador como cada uno de los consorcios que administra, establezca su Domicilio Fiscal Electrónico (DFE), según la Resolución General Nº 4.280. De esta manera, el e-mail será el destino oficial adonde se transmitan las comunicaciones oficiales que antes llegaban en papel.

Y aclara la entidad oficial en su sitio web: “Los documentos digitales que se trasmiten mediante el “Domicilio Fiscal Electrónico” o por intercambio de información a través del “WebService” gozarán, a todos los efectos legales y reglamentarios, de plena validez y eficacia jurídica, constituyendo medio de prueba suficiente de su existencia y de la información contenida en ellos”.

Un e-mail para cada consorcio

El administrador que gestione muchos consorcios, podrá sentir la tentación de establecer todos los DFE en una única casilla de correo, que podría ser la propia. Sin embargo, la abogada y asesora especialista, María de las Mercedes Orueta Cossi recomienda crear una casilla de correo para cada consorcio. “Con el mismo criterio con el que se indica mantener las cuentas bancarias personales del administrador separadas de las de cada consorcio, recomiendo mantener diferenciados los domicilios electrónicos”.

Un medio de comunicación fehaciente

Las comunicaciones emitidas por AFIP, son alertadas en el correo electrónico y quedan archivadas en la ventanilla electrónica de cada perfil. El contribuyente queda notificado el día que abre el documento o bien, se considera notificado de oficio el lunes posterior a que la comunicación esté disponible en el servicio.

Leer también: https://coterranea.com/algunas-consideraciones-sobre-la-notificacion-fehaciente/

Respecto a las ventajas y/o riesgos que implica esta modalidad, Orueta Cossi señala: “El peligro sigue siendo que la comunicación no llegue. Pasa con las Cartas Documento y un mail hoy tampoco es una excepción. Otro riesgo es que se pierdan los datos de acceso y las contraseñas”.

Para asumir con éxito estos cambios, la abogada recomienda que el administrador revise la ventanilla electrónica con la frecuencia necesaria, pero también que los consorcistas contribuyan con su participación para evitar que la comunicación se diluya. “Si esto está bien controlado, es una ventaja por sobre otro tipo de comunicación en cuanto a la velocidad para la recepción de información”, sostiene.

Respecto a si esta medida adoptada por la AFIP confirma que el correo electrónico puede considerarse un medio fehaciente de comunicación, Orueta Cossi afirma: “Se puede decir que para ésta parte del derecho (ya en otras está más arraigado) es un avance”.

*María de las Mercedes Orueta Cossi es Abogada (UBA), asesora de consorcios en C.A.B.A y autora de los sitios: asesoramientoconsorcios.com.arasesoramientoconsorcios.blogspot.com.ar

Notas Relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This