Embargos: una medida que cada vez alcanza a más consorcios

por | 7 Sep, 2018 | Edificios

Los consorcios que tengan deudas, pueden sufrir embargos en fondos de reservas, expensas, cuentas bancarias o ser intervenidos en su administración.

“Afip está actuando rápido. Te intiman y no pasan dos meses antes de que procedan a embargar las cuentas a nombre del consorcio”, advierte el Contador y Administrador, Mariano Mirgoni.

Es que cuando el consorcio recibe deuda, también genera deuda. A la par de otros costos, las expensas aumentaron significativamente en los últimos años incidiendo en los índices de recaudación. De esta manera, se atrasan los pagos a Afip, Rentas, Fateryh, Suterh, Osperyhra, etc, llegan las intimaciones y muy pronto vendrán los embargos o un interventor recaudador en la puerta.

Ver nota: https://coterranea.com/la-cobranza-tambalea-con-la-crisis/

Consultados por este tema, los letrados del Estudio Jurídico AB&Y*, reconocen que las medidas de embargo y de Interventor Recaudador son “bastante habituales debido a que a los consorcios les cuesta ponerse al día con sus deudas”.

Respecto a los métodos de ejecución, los juristas aclaran que siempre la primera opción, será la medida más sencilla.  Por lo tanto, inicialmente se solicitará el embargo sobre el fondo de reserva y sobre las expensas comunes (ordinarias y extraordinarias). Los embargos pueden ejecutarse sobre la totalidad del fondo de reserva o, bien sobre el 30% de la suma total de los fondos de reserva más las expensas comunes.

La segunda opción es el Interventor Recaudador. Este es una persona designada por el Juzgado, para que se presente ante el consorcio con el mandamiento firmado por el Juez, o el Secretario, poniendo en conocimiento del Administrador su intervención que, corresponde a la recaudación de los montos adeudados.

Según la experiencia de AB&Y, los Administradores suelen responder abonando en efectivo y el Interventor Recaudador lo deposita en el expediente, en una cuenta a nombre del Juzgado y denuncia el depósito en el expediente.

Pero los embargos también pueden ejecutarse sobre las cuentas bancarias del consorcio. Los abogados explican que estas retenciones pueden realizarse en dos instancias, dependiendo del criterio del Juzgado.

Como medida preventiva: cuando se interpone la demanda, se solicita el embargo preventivo sobre la cuenta bancaria, denunciando el Banco y la cuenta. En ese caso, antes de librado el mandamiento, se “congelan” los fondos, pero no son transferidos al acreedor.

Como medida ejecutoria: El juzgado ordena la ejecución del embargo. Los fondos se indisponen y, en ese caso, sí podrá solicitarse la transferencia de los valores a una cuenta abierta a nombre del Juzgado.

Frustradas todas las medidas anteriormente mencionadas, algunos tribunales conceden embargos sobre Unidades Funcionales. “Esta ejecución es posible, aunque en general, son bastantes reacios a otorgarlos” estima AB&Y.

La personería jurídica del consorcio no exime de responsabilidad al consorcio

Sí bien para el nuevo Código Civil y Comercial, el consorcio puede ser una persona jurídica distinta de sus copropietarios, en determinadas circunstancias. “Los juzgados  -y sobre todo los juzgados nacionales del trabajo de la Capital Federal- otorgan la intimación a los copropietarios por las deudas de los Consorcios.

*Los letrados consultados fueron Daniela Asato, Jonatan Bregantic y Katherin Yon del estudio jurídico AB&Y (C.A.B.A)

Notas Relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This