Facultades del consorcista

por | 8 Oct, 2018 | Por las cámaras

Así como el pago de expensas es la obligación principal del consorcista, éste tiene varias facultades que Adeproh quiere destacar.

Así como el pago de expensas es la obligación principal del consorcista, tiene por otro lado facultades que puede utilizar cuando quiera (aun siendo deudor de expensas) siendo las principales;

a) acceder a la información total, veraz, íntegra, actual y detallada de la documentación consorcial; b) cambiar el domicilio de recepción para las notificaciones;

c) exigir la aplicación del Reglamento para el correcto cómputo de expensas, para la convocatoria y desarrollo de las sesiones asamblearias, para las gestiones inherentes al Administrador de las que resulte destinatario final, para instar el inicio, en forma consorcial, de procesos judiciales o de procedimientos administrativos;

Estas facultades están contempladas en Leyes de orden superior [art. 42 CN, art. 4 LDC, arts. 1100, 2046 incs. a), c) f), 2056 inc. g) j) n), 2069 CCCN; arts. 9, 10 Ley n° 941) y en cláusulas de cada Reglamento de Propiedad;

El Reglamento de Propiedad es el Estatuto fundacional de cada Consorcio, y es también la partida de nacimiento que se anota en el Registro de la Propiedad Inmueble, donde se inscribe como una Persona Jurídica, ya independizado de la Empresa o el Fondo Fiduciario que le dio vida;

Es un contrato multilateral que ya está redactado por el Desarrollador, antes del ingreso de cada consorcista a la comunidad, quedando todos atrapados por sus condiciones sin poder negociarlas, ya que son de ?adhesión? obligatoria, y se consideran aceptadas desde la firma de la Escritura, si ingresan como compradores, o con la posesión o tenencia de la unidad si ingresan como usuarios, usufructuarios, inquilinos, comodatarios u ocupantes;

De este modo, todos los residentes o explotadores del uso de las unidades, quedan asidos a su cumplimiento obligatorio, mientras las cláusulas que pueden aparecer como abusivas a favor de unos o en detrimento de otros, son válidas y vigentes, hasta que alguien las alegue como indebidas, las ponga a criterio de un Juez Civil y consiga que las descarte por Sentencia firme [arts. 988, 1122 CCCN];

a) en cuanto al acceso a la información, alcanza con hacer un pedido concreto por medio registrable y fehaciente, como puede ser el correo electrónico puesto a disposición en planillas de expensas, o en caso de silencio, desatención o desvío, mediante carta documentada, dirigida específicamente a la figura del Administrador, ya que se trata de una actividad inherente a su potestad de depositario legal que detenta exclusivamente los antecedentes documentales y libros consorciales; tiene fijado el plazo máximo de cumplimiento por Ley Local [art. 9 inc. f) Ley n° 941 y Decreto n° 551/10];

b) en cuanto al cambio de domicilio sirve a los efectos de estar al tanto de las noticias consorciales para aquellos que no residen en el edificio, de manera que les lleguen las liquidaciones en papel, las circulares, convocatorias, copias de actas, intimaciones, reclamos, etcétera, pasando a ser su domicilio constituido a los efectos legales, debiendo absorber los gastos de papelería y cadetaje que su implementación demande;

c) en cuanto al Reglamento de Propiedad, es un Estatuto Social que regla las conductas de los miembros del Consorcio y el funcionamiento de sus órganos obligatorios (Asamblea y Administración) y a veces también del órgano optativo (Consejo). Cumple además con otros requisitos legales como la identificación del nombre y numeración completa del domicilio consorcial (pueden tener nombre de fantasía, mientras el domicilio es el lugar físico donde yergue) las referencias al plano de mensura horizontal con las medidas linderas del terreno, la existencia de portería o sector destinado al personal, la superficie del predio y de cada unidad, la participación de éstas sobre el dominio conjunto, el porcentual de expensas con que contribuyen a gastos comunes, o las eximiciones expresas sobre algunos conceptos (sin que se pueda dar el caso de eximición total [art. 2049 CCCN]); la determinación de algún fondo de integración inicial; los períodos para la mora ejecutable, y los intereses; el destino de las unidades y de las partes comunes; las prohibiciones específicas a ciertas actividades para locales; la asignación de servidumbres de paso (electroducto, gasoducto, acueducto) a favor de las prestatarias para la provisión de servicios públicos; la forma de convocar Asambleas y las representaciones posibles; las restricciones para alquilar o vender cocheras, bauleras o depósitos complementarios a quienes no sean propietarios de alguna unidad funcional, las restricciones al uso de espacios comunes por visitantes, a la tenencia de mascotas, a los límites horarios de ruidos excesivos; como también fija los períodos de ejercicios financieros y la forma en que el Administrador debe rendir sus cuentas, puede fijar su plazo en el cargo y algunas facultades directas, complementarias de las legales [art. 2056 CCCN];

En consecuencia, dada su injerencia para toda la vida consorcial, rige tanto para los consorcistas (dueños, condóminos, inquilinos, usuarios, usufructuarios, comodatarios, ocupantes, poseedores, tenedores) como para los Administradores (onerosos o voluntarios) como para la Asamblea y para el Consejo; fijando la competencia territorial de los Tribunales judiciales o de Tribunales arbitrales para dirimir todo conflicto derivado de su aplicación o de la Ley-

Notas Relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This