La importancia de contar con ropa de trabajo adecuada

por | 25 Jun, 2018 | Consorcios

Cualquier vestimenta o accesorio que los trabajadores necesiten para reducir riesgos de accidentes es una indumentaria de trabajo. Aunque la ley no es clara respecto a la generalidad de los trabajadores, la mayoría de los empleados de edificios, complejos y barrios privados debe usarla. Personal de maestranza, vigilancia, mantenimiento deberán recibir ropa especial porque así lo disponen sus convenios colectivos (CCT)  o contratos de trabajo.

Claro está que si es el consorcio empleador quien se beneficia del trabajo realizado por los empleados, debe ser también quien costee y facilite las prendas de trabajo necesarias.

Los CCT generalmente disponen la entrega de dos equipos para las temporadas de invierno y verano. Las reglamentaciones sobre higiene y seguridad en el trabajo también imponen el uso de determinadas prendas para proteger al trabajador de riesgos específicos.

Indumentaria necesaria según convenios de trabajo

Personal de maestranza:

  • Una camisa  y pantalón, o camisa y jardinera, o mameluco, o guardapolvo, o prendas similares que le serán entregadas al trabajador/a en forma anual, por año aniversario.
  • Impermeable o capa de lluvia para el personal que exclusivamente realice tareas a la intemperie en días de lluvia.
  • Un par de botas de goma o similar, sólo para el personal que realice tareas de lavado o a la intemperie.

Encargados de edificios:

  • Personal masculino: Pantalón y Camisa
  • Personal femenino: Guardapolvo (puede reemplazarse por pantalón y camisa)
    En ambos casos, la ropa será renovada semestralmente, variando textura y nivel de protección según la estación del año y condiciones climáticas de la zona.
  • Botas de goma.
  • Guantes de cuero de descarne reforzado para el manipuleo de leña, carbón y/o residuos, que serán repuestos cada vez que los mismos se deterioren.
  • Guantes de látex o similar para protección durante el uso de productos de limpieza en general.

Jardineros:

  • Dos mudas de ropa y una de calzado, provistas cada seis meses en coincidencia con los cambios estacionales (Invierno: gorra, camisa, pantalón, buzo, campera, botines. Verano: gorra, chomba, pantalón, botines.
  • Todos los trajes y calzados suministrados deben ser adecuados para protegerlos  de la lluvia y el barro.
  • Quien realice tareas de fumigación, deberá contar con un equipo protector especial para este tipo de tareas.

Estadísticas

Según informes de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), en 2016 hubo 608.422 casos accidentes de trabajo y 121.817 nuevos juicios por accidentes laborales.

Si los administradores, comisiones y consejos de propietarios no toman todas las medidas necesarias para mantener las condiciones adecuadas de higiene y seguridad, no sólo expondrán a sus trabajadores a riesgos de vida y salud sino que exponen al consorcio a innecesarias indemnizaciones y suplencias.

Tiempo atrás, el Ingeniero Alfredo López Cattáneo, en diálogo con el programa “Hablemos de Consorcios”, subrayó que ante un accidente laboral, el trabajador puede iniciar un juicio civil y recibir una indemnización además de la que le debe pagar la ART.

Advirtió que si bien la ART se hace cargo de una parte “el trabajador puede demandar al consorcio ya no por la vía laboral sino haciendo acción de un reclamo ilimitado que permite la vía civil en donde el hecho que produjo el accidente fue algo riesgoso”.

Notas Relacionadas

¿Cómo mantener limpia el agua de mi pileta?

¿Cómo mantener limpia el agua de mi pileta?

Llega el calor y uno de los espacios de la casa que más empieza a utilizarse es el de la pileta. Sin embargo, si la misma no se encuentra en condiciones para disfrutarla se la desperdicia, así que acá te vamos a dar una serie de consejos para mantenerla impecable dedicándole no más de 20 minutos al día.

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This