La pesada carga de los lotes abandonados

por | 18 May, 2018 | Countries

Si bien la preocupación principal de un administrador se concentra en la gestión y control de los espacios comunes, es posible que antes determinadas situaciones, se vea obligado a intervenir dentro de los límites de la propiedad.

Este es el caso de los “lotes abandonados”. Son terrenos que si bien tienen dueños, éstos permanecen ausentes y no cumplen las obligaciones contraídas con la comunidad. Muchos de estos lotes están hace mucho tiempo en venta y por este motivo es que sus propietarios no tienen ningún sentido de pertenencia con el barrio.

Según el administrador de uno de los emprendimientos de Valle escondido, Nicolás Casas Díaz, el verdadero problema con los lotes abandonados se suscita a la hora de cobrar las expensas. Según su experiencia, son muchos los propietarios que pusieron en venta el lote antes de construir y dejan de invertir hasta recaudar el dinero de la venta.

“No son poco los barrios privados que por su condición jurídica carecen de herramientas para ejecutar los cobros de esas expensas atrasadas pero dejar de prestar servicios de mantenimiento de esos lotes es exponer al resto de la población”, aclara Casas Díaz.

El administrador de countries remarca la importancia de contar con una base de datos actualizada de propietarios, especialmente de quienes no residan en el barrio. Ubicarlos telefónicamente o mediante mensajería facilita considerablemente las posibilidades de coordinar acciones conjuntas y principalmente, percibir en tiempo y forma el pago de sus expensas.

Aunque casi siempre existe un reglamento de construcción que detalla la calidad de las instalaciones y las medidas a tomar para que la construcción sea segura, ordenada y respetuosa  de la comunidad, si el lote está desocupado las administraciones deben estar atentas. En algunos casos, la regla es general: “Nosotros nos encargamos de mantener limpios y desmalezados todos los lotes en los que no se haya iniciado una construcción, así se trate de propietarios conocidos, ausentes o de lotes en venta”, indica Matías Pueyrredón, intendente de uno de los 25 emprendimientos que Grupo Edisur desarrolla en Manantiales. De esta manera, la administración se asegura que los habitantes de viviendas aledañas no sean sometidos a malos olores, alimañas e incluso a la inseguridad que proporcionan los arbustos crecidos.

En todos los casos en que la administración deba intervenir para cortar el pasto, fumigar o incluso reacondicionar el tejido de cerramiento, los costos generados se suman a la expensa del lote en cuestión.

Notas Relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This