Las deudas de las distribuidoras de gas, ahora son de los usuarios

por | 8 Oct, 2018 | Consorcios

Sin una estrategia clara para enfrentar los aumentos, el gobierno autorizó a trasladar la deuda de 10.000 millones de pesos a los usuarios. Preocupa que la situación se vuelva insostenible tanto para los usuarios como para las empresas.

Las distribuidoras de gas experimentan la peor crisis desde 2001 y ponen en evidencia la irresponsabilidad de la gestión de gobierno anterior y la ineficacia de la actual.

El problema reside principalmente en que el precio del gas se fija en dólares y en que las distribuidoras pagan el producto a los 75 días. Cuando a finales de 2017, se estableció el cuadro tarifario de los próximos meses, incluidos los consumos del reciente invierno, el dólar estaba en $20. Pero ahora las distribuidoras tienen que pagarlo en pesos equivalentes a la cotización actual del tipo de cambio. Con esto, contrajeron una deuda de 10.000 millones de pesos.

Aunque ya pagaron las facturas, los vecinos seguirán en deuda por 2 años

El pasado viernes, el Gobierno comunicó  en el Boletín Oficial que autorizó a las distribuidoras de gas natural de todo el país a cobrar un recargo en las facturas de los usuarios a modo de “compensación”.

A partir del 1º de enero de 2019, y en 24 cuotas, los usuarios deberán pagar la diferencia en función del gas que hayan consumido entre abril y septiembre, el periodo más frío y de mayor demanda del servicio. La medida resulta por demás injusta si se tiene en cuenta además que se traslada a los usuarios la deuda del interés que corresponde a esa financiación, en función de la tasa pasiva para plazos fijos del Banco Nación, “incluyendo un plazo de sesenta días que compense la diferencia entre la fecha de facturación y el efectivo pago”. Esa tasa ronda en la actualidad el 20 por ciento anual.

Tanto Ecogas, como otros distribuidores y productores de gas, deberían asumir el riesgo empresario en lugar de trasladar su déficit a los vecinos, del mismo modo que no lo hacen cuando la actividad genera beneficios y ganancias.

Lamentablemente, el gobierno no tiene una estrategia de reparación ni para los usuarios, ni para las empresas.  Para peor, las leyes con las que se regulan los servicios públicos en la Argentina derivan de la Convertibilidad. Pese a que en 2001 perdimos la paridad cambiaria, las reglas de las concesiones no se modificaron sino que fueron sostenidas y subsidiadas por los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, manteniendo como base la equivalencia del dólar con el peso.

Hoy, la situación estalló: las distribuidoras de gas están en quiebra y existe un real riesgo de que no puedan seguir operando debido a la falta de liquidez.

Notas Relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This