Tratamiento de los RSU: a falta de compromiso, multas al consorcio

por | 22 Oct, 2018 | Consorcios

Entre una de las medidas de la ordenanza vigente, se expresa que el consorcio puede ser solidariamente responsable si un consorcista no acata la normativa ambiental.

El manejo de los residuos sólidos urbanos representa uno de los retos más importantes para la gestión ambiental urbana. Por lo tanto, el nuevo esquema de recolección, busca un compromiso por parte de toda la comunidad vecinal, incluyendo los grandes generadores de residuos como lo son los edificios o countries y/o barrios cerrados.

Como reza el artículo Nº 16 de la Ordenanza 12.648 “el consorcio de los edificios de propiedad horizontal, de los countries, barrios privados y/o cerrados, será solidariamente responsable por las faltas que ocasionen los consorcistas por la disposición de residuos en la vía pública en forma, días y horarios distintos establecidos por la Autoridad de Aplicación.”

Es decir, que si un vecino no acata la normativa evitando la separación de residuos o sacando los RSU fuera del horario establecido por la Autoridad de Aplicación, puede generar multas para el consorcio. Eso se expresaría en las expensas de cada inquilino o propietario.

Dependiendo el tipo de infracción realizada se define el monto de la multa. Estas se miden en Unidades Económicas Municipales (U.E.M.) como explica el art. 56 de la ya nombrada ordenanza, y equivalen entre $1.354,5 y $13.545,6 que luego se prorratearía entre todos los consorcistas.

La importancia de separar los RSU

Según los datos de la Evaluación Regional en Latinoamérica una persona genera aproximadamente 0,63 kg de residuos sólidos al día. Si a ese número se le suman los residuos de origen comercial (oficinas, restaurantes, bares, centros comerciales, etc.) y los desechos municipales (cestos de basura de la calle), la cifra escala a 0,93 kg por día, por habitante.

De esta totalidad, el 66,4% corresponde a los desechos orgánicos. El 22,6% a los desechos finos y un 11% a los desechos inorgánicos[1]. Es por estas cifras que la recolección diferenciada debe ser reforzada ya que haciéndola más eficaz se obtienen residuos reciclables de mayor calidad en origen, y por lo tanto un valor comercial más importante.

Y mientras tanto… ¿Cómo disminuir los residuos orgánicos?

A diferencia del plástico, cartón, vidrio o metal, que presentan un grado de complejidad elevado a la hora del reciclaje, los húmedos se pueden transformar en compost fácilmente sin necesidad de contar con aparatos especiales ni demasiado espacio. Un balcón, una terraza o incluso el rincón de la cocina de un departamento son sitios suficientes para compostar.

El compost es un fertilizante compuesto de residuos orgánicos (desechos domésticos, hierbas, etc.), tierra y lombrices californianas. Los residuos orgánicos que se pueden arrojar son: restos de café, saquitos de té, restos de fruta y verdura, cáscaras de huevo, hojas, pasto, ramas, servilletas, viruta y minas de lápices. Las lombrices facilitan el proceso de descomposición, aireando la masa de residuos. Hace falta una lombriz por cada gramo de generación de residuos.


[1] Esta información es brindada por el Programa Municipal de Valorización de Residuos Domiciliarios de la Ciudad de Córdoba.

Notas Relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This